Debemos la Psicología Esencial, bajo su forma actual, a Idris Lahore, que la ha adaptado a partir de la Psico Antropología de Selim Aïssel. Lo que diferencia la Psicología Esencial de una psicología clásica, es que toca la dimensión esencial, es decir espiritual del ser humano, más allá de sus funcionamientos mecánicos en el plano físico, emocional e intelectual.


Sin embargo, esta dimensión espiritual, de la que el ser humano es portador, no le es accesible de entrada. Esta parte escondida, que algunas enseñanzas tradicionales nombran “esencia”, constituye la naturaleza real; la parte más auténtica del ser humano, presente desde su nacimiento. Pero esta esencia es recubierta desde la infancia, por una parte, por los velos de su naturaleza corporal y animal (defensa del territorio, instinto de supervivencia, avidez), y por otra parte, por todos los condicionamientos culturales, familiares y religiosos, vinculados a su educación y a la sociedad en la que se ha crecido.